Inicio / Viajes personales / Navidades 2013 en Nueva York – Día 5 (08 de Diciembre)
Vanessa viendo el Empire State

Navidades 2013 en Nueva York – Día 5 (08 de Diciembre)

Y llegó el último día. Ese que uno nunca quiere que llegue, pero por ‘suerte’, nuestro vuelo no despega hasta las 23:35h y que podemos sacarle provecho al domingo… así que ¡allá vamos!.

Para despedirnos de la ciudad lo hacemos como se merece: andando kilómetros y kilómetros, pues Central Park nos espera con los brazos abiertos. Hoy es el día más gélido de todos, con una previsión temperatura máxima (ojo, no mínima) de -1ºC y con la nieve como prevista invitada de honor para la media tarde… ¿caerá de verdad?.

Callejeamos hasta la parada de metro que nos acerque hasta más/menos la calle 72th. Andamos por la bonita Park Avenue con el impresionante Helmsley Building presidiendo al inicio de la avenida, del cual tomamos esta bonita fotografía con el Metlife Building de invitado de fondo:

Helmsley Building desde la 49th
Helmsley Building desde la 49th
Chrysler Building cubierto por la niebla
Chrysler Building cubierto por la niebla

Ya en la calle 72th esquina con 5Ave, nos adentramos en Central Park con una ruta peviamente estudiada aunque respaldada por uno de los mapas-guía ubicados a la entrada al parque. La primera parada la realizamos a escasos metros, en uno de los lagos del parque, denominado ‘Conservatory Water‘, el cual en épocas del año menos frías suele estar repleta de neoyorkinos que echan sus veleros y barcos teledirigidos a navegar.

Conservatory Water en Central Park
Conservatory Water en Central Park
Central Park y sus tonos marrones
Central Park y sus tonos marrones

A diferencia del viaje del año anterior, donde Central Park se encontraba en su pleno esplendor verde, esta vez se encontraba en unos espectaculares tonos marrores, repleto de hojas secas de árboles en sus jardines. Seguimos recorriéndolo hasta llegar a Bethesda Fountain (fuente Bethesda) con su bonito y decenas de veces filmado ‘the Angel of Wather‘. Por desgracia, y en previsión de las bajas temperaturas esperadas, la fuente se encontraba vacía de agua. Aun así, aprovechamos para sacarle unas cuantas fotografías desde diferentes puntos.

Bethesda Fountain sin agua
Bethesda Fountain sin agua por bajas temperaturas
Bethesda Fountain desde arriba
Bethesda Fountain desde arriba

Decidimos salirnos de la ruta ‘fácil’ y caminar por pequeños y poco transitados senderos, donde nos encontramos con un pequeño grupo de gente en silencio que había encontrado una preciosa ágila, aparentemente lesionada, posada en un pequeño repecho. Tras ello, continuamos caminando hasta llegar al puente más bonito de Central Park, el Bow Bridge, desde donde se toman unas espectaculares fotografías con su lago y el lado Oeste del parque.

Bow Bridge en Central Park
Bow Bridge en Central Park

Tras un pequeño descanso, nos dirigimos a Strawberry Fields, lugar creado en memoria de John Lennon, pues se cumplían justo este día 23 años de su asesinato. Con ello, y como es habitual, el mosaico en su honor estaba rodeando de decenas de personas que cantaban sin cesar todo el repertorio del ex cantante de The Beatles. Fue complicado acercarnos pero al final conseguimos adentrarnos entre la gente y contemplar como el mosaico lo habían adornado con toda clase de frutas que formaban el símbolo de la Paz.

Strawberry Fields en honor a John Lennon
Strawberry Fields en honor a John Lennon

Tras el largo recorrido, el hambre hace acto de aparición y decidimos visitar uno de los míticos lugares de Nueva York, al cual dedicamos hace unas semanas un detallado artículo: Gray’s Papaya y sus exquisitos hot-dog. Tras la parada para reponer fuerzas, y en contra del plan previsto de coger el metro hacia Midtown, decidimos hacer el recorrido a pie por todo Broadway Ave… es el último día, y queremos empaparnos tanto como podamos de la City.

En nuestro camino nos cruzamos con otra de las tiendas de Century 21, la otra Apple Store de Nueva York (impresionante) y el Lincoln Center. A nuestra llegada a Columbus Circle, nos encontramos con que el mismo mercado navideño que el día anterior vimos en Union Square se había trasladado hasta aquí, por lo que la zona se encontraba abarrotada de gente. A escasos metros, el increíble One57, uno de los edificios de más reciente construcción en Nueva York que ofrecerá a sus inquilinos las mejores vistas 360º de toda la ciudad gracias a su privilegiada ubicación. Desconozco si dispondrá de mirador abierto al público (parece ser que no), pero podéis disfrutar de sus increíbles vistas en su página Web.

Edificio One57 al sur de Central Park
Edificio One57 al sur de Central Park

Tras una nueva parada en la Apple Store de la 5Ave para contactar con la familia vía Wi-Fi, nos dirigimos hacia el plato fuerte del fin de viaje: subir de nuevo a lo más alto de Nueva York, subir al observatorio del Rockefeller Center.

De camino, empiezan a caer pequeños copos de nieve. Ya en el edificio, sacamos los tickets en las nuevas máquinas expendedoras donde no encontramos nada de cola, así que en apenas 5 minutos ya estábamos dentro del ascensor… ¡a volar!. Una vez arriba, la nieve empieza a ser más intensa. Minutos después, el cielo de Nueva York empezó a cubrirse de un espectacular tono blanco, y los 4 copos de nieve de hace unos minutos ya se convertían en una auténtica nevada… UNA PASADA. Creo que ni en nuestros mejores sueños pudimos imaginar un fin de viaje como este. Éramos pocos los que en ese momento nos encontrábamos en las alturas del Rockefeller, pero los que éramos estábamos viviendo unos momentos inolvidables, con unas vistas de Nueva York que nunca desaparecerán de nuestra memoria. Ni el intenso frío ni la intensa nieve eran una excusa para marcharnos. Todas las fotos eran pocas…

Empire State desde Rockefeller Center
Empire State desde Rockefeller Center
Cielo blanco de Nueva York por la nieve
Cielo blanco de Nueva York por la nieve

De nuevo a ras de suelo, la zona de la pista de patinaje y su árbol de navidad estaba abarrotada de gente. Las cabezas y ropas de la gente, estaban cubiertas de un inolvidable color blanco. De hecho, la nevada y el frío empezó a ser tan intenso que decidimos volver al hotel a resguardarnos y esperar a que la compañia SuperShuttle nos recogiera. A penas faltaba 1 hora para que nuestro viaje llegase a su fin. Por suerte, la nieve no llegó a calar en el suelo y el viaje hacia el aeropuerto transcurrió sin problemas.

Ya en JFK, comienza la odisea por culpa del frío polar. El vuelo, con hora prevista 23:25H, sufre un retraso (sin más explicaciones) de 1H30m. A la 1:30AM, comienza el embarque. Una vez en nuestros asientos, el avión queda parado más de 30 minutos tras un aviso de la tripulación. Alrededor de las 2:15AM, el avión circula unos metros por la pista hasta volver a detenerse, momento en el que varios camiones con mangueras empiezan a rociarlo de sal… ¡nos temíamos lo peor!. La espera se hizo interminable, llegando a pensar que el vuelo sería cancelado… pero no. Alrededor de las 3:AM, volvíamos a casa.

Hasta pronto Nueva York. Te visitamos 1 vez. Volvimos de nuevo… y lo volveremos a hacer. Te lo aseguro.

Rockefeller Center de noche y nevando
Rockefeller Center de noche y nevando

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

[paypal-donation]
Navidades 2013 en Nueva York – Día 5 (08 de Diciembre)
5 4 votos

Sobre Nacho Villen

Apasionado de la tecnología, las redes sociales y el mundo Apple. La ciudad de mis sueños: Nueva York, sobre la cual comparto mis vivencias y conocimientos en este blog personal.

¡Esto te puede interesar!

Maratón Nueva York 2016

Correr maratón de Nueva York 2016 Parte 1

Me llamo Migue Gil, soy valenciano, y un apasionado a partes iguales de Nueva York …

¿Algún comentario? ¡Compártelo con nosotros!