¿Qué visitar?

Qué ver en un día el barrio de Harlem en Nueva York

Conocido tanto por haber sido la meca del jazz de principios del siglo XX, como por sus épocas de alta inseguridad ciudadana, Harlem es, sin lugar a dudas, uno de los barrios que mejor refleja la evolución histórica de la ciudad de Nueva York.

Un barrio con una historia muy significativa

El barrio debe su nombre a los colonos holandeses, quienes llegaron a la zona en el año 1658, llamándola ‘Nuevo Harlem’, en honor a la ciudad de Harlem en Holanda.
La economía del Harlem del siglo XIX se basaba en la agricultura, hasta que la llegada del ferrocarril y la expansión de la calle Manhattan trajeron la industria a la zona. Se produjo entonces un boom inmobiliario que acabó con demasiadas propiedades y pocos compradores, lo cual hizo que se abrieran las puertas a inquilinos de todas las razas. Según el censo de 1910, Harlem tenía una población de alrededor de 500.000 personas, siendo sólo 50.000 de ellas de origen afroamericano, 75,000 de raza “blanca” nacidos en el país, y el resto eran inmigrantes de Irlanda, Alemania, Hungría, Rusia, Inglaterra, Italia y Escandinavia. En tan solo 20 años, es decir, para 1930, la población afroamericana alcanzó las 200.000 personas. Fue durante esa época que se produjo lo que se conoce como el ‘Renacimiento de Harlem’, unos años incomparables protagonizados por maestros del jazz Ella Fitzgerald, Duke Ellington o Louis Armstrong, y refugio de ritmos negros y comida sureña.

Antes de la Gran Depresión, la reputación de Harlem como potencia económica y política de la comunidad afroamericana en los EE.UU no tenía rival. Después de la caída de la bolsa, Harlem pasó por tiempos difíciles, pero de ninguna manera perdió su conciencia pública. En la década de 1950 y los movimientos de derechos civiles de los sesenta, junto con influyentes líderes de la comunidad afroamericana como Malcolm X y el Reverendo Adam Clayton Powell Jr. (quien ayudó a promover el proyecto de la Ley de Derechos Civiles en Washington), motivaron a los residentes a tomar medidas para superar su difícil situación y a mejorar sus derechos humanos.

En 1989, Harlem extendió aún más su influencia política cuando David N. Dinkins fuese elegido primer alcalde de raza africana de la ciudad de Nueva York. Fue durante su mandato, en la década de 1990, época que se conoce como el Segundo Renacimiento de Harlem, cuando empresarios, inversores y residentes de Harlem con una gran visión de futuro, consiguieron renovar edificios, impulsar negocios, y disminuir los índices de criminalidad del barrio.
Hoy en día, el frenesí inmobiliario y la demografía en constante evolución caracterizan a lo que ha venido a conocerse como Harlem’s New Rush (la gran prisa de Harlem). Gracias a su vibrante pasado, su dinámico presente y su prometedor futuro, Harlem es uno de los mejores ejemplos del éxito de la diversidad.

El Harlem turístico de hoy

La seguridad ciudadana de la que se disfruta hoy en día en Harlem, está atrayendo a muchísimos turistas, sobre todo por los deliciosos sabores sureños que aquí se pueden encontrar y por las muy populares misas Góspel.

Si puedes escoger el día de tu visita a Harlem, escoge un domingo.

Sobre las 11 de cualquier domingo por la mañana, empezarás a ver a las multitudes afroamericanas dirigirse a sus iglesias, felices y vestidos de punta en blanco. Esa experiencia ya es inolvidable.
Desafortunadamente, lo que también es inolvidable son las colas de turistas que, cámara en mano, esperan entrar en los templos para sacar una instantánea de un ritual que cada vez deja de ser menos auténtico.

Para evitar a los turistas, y garantizarte una experiencia mucho más acogedora y genuina, lo mejor es coger el metro hasta la calle 125, bajar allí y entrar en cualquiera de las iglesias donde no haya gente esperando en cola. No te preocupes, no es nada difícil, de hecho, hay una pequeña iglesia casi en cada cuadra, y mientras respetes a los fieles y a sus rituales, ellos suelen estar encantados de recibir a observadores.

Y cuando termines de haber visto una misa Gospel, tienes la opción de disfrutar de la mejor comida sureña de todo Nueva York, visitando a Sylvia’s (328 Malcolm X Blvd), la “Reina de La Comida del Alma” desde 1962. ¿O tal vez prefieras los bocadillos de pescado frito en Fishers of Men II? Si es así, dirígete al 121 de la calle West 125th y prueba, además de esa curiosidad culinaria, sus hot-dogs al estilo del Rey Papaya y sus batidos.

Spanish Harlem

Al este de Harlem está El Barrio, es decir, el Spanish Harlem, donde viven puertorriqueños, dominicanos, cubanos, mexicanos y otros grupos provenientes de América latina.Es interesante descubrir la evolución demográfica de los hispanos en El Barrio que se expone en, como no, El Museo del Barrio. Y para experimentar la auténtica vida latina en Harlem, nada como ‘La Marqueta’, el gran mercado con más de 200 puestos de comida de las diferentes regiones de centro y Sudamérica.
Si necesitas más información sobre este fascinante barrio, el ‘Harlem Visitor Information Kiosk’ (situado en el 163 de la calle West 125th) te resolverá cualquier duda.

Información práctica

  • Dirección: entre la calle 96 al sur, la 155-160 al norte, la quinta avenida al este y el río Hudson al oeste
  • Metro más cercano: Líneas 2,3,4,5 a Borough Hall/Court St, A, C, F, R a Jay St-MetroTech/Fulton St y G a Hoyt St/Schermerhorn St.
  • Autobuses: B25, B26, B37, B38, B41, B45, B52, B54, B57, B61, B62, B63, B65, B67, B103 a Livingston y Smith Streets o Fulton y Smith Streets
Qué ver en un día el barrio de Harlem en Nueva York
5 7 votos

Publicidad para tí
Etiquetas
Mostrar más

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar
Cerrar