Viajes personales

Esti O’Shyrnedee: “Practicar Inglés en Nueva York es una experiencia muy recomendable”

Como ya es habitual en este blog, solemos dedicar un espacio para entrevistaros a vosotros, a todos los que viajáis por primera vez a conocer la Gran Manzana. Nos encanta leer y escuchar vuestras anécdotas en Nueva York. Esta semana os traemos otra entrevista realizada a una amiga y seguidora de este blog, Esti O’Shyrnedee, profesora de inglés, de Bilbao, que desde los 14 años ha viajado a países de habla inglesa y durante 4 años vivió en Irlanda. Le encanta viajar para poder practicar su inglés, conocer otras culturas y aprender de toda esa gente que hace que tus experiencias sean únicas e inolvidables. En esta ocasión quiso poner en práctica el habla de inglés americano que, como sabréis es diferente del británico. Os dejamos con ella.

 

¿Cuándo y con quien viajaste?

         En julio de 2018 trabajé como monitora para una agencia de idiomas llamada Interway. Acompañé a un grupo de 20 estudiantes españoles y a sus respectivas familias de acogida estadounidenses a NY.

¿Dónde te alojaste?

         Solamente pasamos 1 día en NY, así que no hicimos noche allí.

¿Por qué decidiste viajar a Nueva York?

         Después de conocer las capitales anglosajonas de Europa a la perfección (Dublín, Edimburgo, Londres y Belfast), me había quedado con ganas de cruzar el charco y patearme NY, ya que es un referente cultural y cada persona que conozco que ha viajado allí me ha confesado siempre que es una ciudad de la que te enamoras, que una vez que estás allí vuelves sí o sí. Interway me dió la posibilidad de elegir el destino, y elegí EEUU porque estaba convencida de que el pastel de la guinda del programa sería pisar la Gran Manzana (y así fue).

¿Cómo recuerdas ese momento de salir a callejear por primera vez la ciudad?

         Staten Island Ferry

Mi primer contacto visual con Nueva York fue desde el ferry de Staten Island. En cuanto vi la Estatua de la Libertad a mi izquierda y los rascacielos al fondo me emocioné mucho porque no me creía que fuese real. Me sentía pequeña e insignificante en una ciudad donde los rascacielos no tenían fin. Era una locura, la gente iba y venía a toda prisa, las calles estaban llenas de bullicio (gente hablando por todas partes, taxis pitando) y muchas luces procedentes de los anuncios interactivos. Recuerdo parar frente a mil primer paso de cebra, esperando a que el semáforo se pusiera en verde, y pensar cómo demonios iba a cruzar la calle con tantísima gente dispuesta a pasar por encima de mí.

¿Qué es lo que más te impactó de la ciudad?

         Que es una ciudad en constante movimiento, una ciudad “que nunca duerme” como diría Sinatra, que tiene una grandísima oferta cultural que no hay en ninguna otra ciudad europea y el hecho de que tantísimas culturas coexisten en un mismo lugar.

También me impactó mucho el 9/11 Memorial, ya que es un sitio donde no puedes evitar emocionarte y llorar.

Ver la ciudad desde arriba en el One World Trade Observatory también fue increíble, poder ver un lugar tan maravilloso desde las alturas y sentirte en la cima del mundo es una sensación indescriptible.

Algo que también me llamó mucho la atención fueron las guarderías de perros: lonjas gigantes con cristaleras desde las que podías ver cómo los pequeños cachorros jugaban y lo pasaban en grande como si de una guardería se tratara.

¿Y lo que menos te gustó?

         Que al ser verano y haber tantísima gente es casi imposible caminar sin estresarte o sacarte fotografías sin capturar a algún otro visitante.

¿Cuál de sus tiendas y centros comerciales recomendarías a otros viajeros?

         Más que tiendas o centros comerciales, recomiendo a todo el mundo que se tome tranquilamente un café en una terraza del Theatre District, en pleno Broadway, o comer algo cerca de Rockerfeller Center para tomar un respiro, asimilar la experiencia que está viviendo y recobrar fuerzas para la próxima parada.

De la infinidad de restaurantes que hay en Nueva York, ¿Cuál fue el que más te gustó o mejor recuerdo te trae?

         Decidí no acercarme a cadenas de comida rápida que puedes encontrar en cualquier otra parte del mundo y disfrutar de algo más típico de NY, por eso opté por probar establecimientos pequeño, escondidos y puestos ambulantes. No recuerdo el nombre del lugar, pero sí que recuerdo comerme la mejor hamburguesa de mi vida en la calle W 48th Street.

Y hablando de la comida… ¿te gustó?

Sí.

¿Hiciste alguna excursión o actividad contratada? ¿Que tal la experiencia?

Al One World Observatory, Central Park y St. Patrick’s Cathedral.

Y para terminar, ¿volverás a Nueva York?

         Por supuesto. Todavía me queda mucho por conocer de NY, ya que 12 horas no son suficientes para saborear la ciudad, así que gustaría regresar con más tiempo (2 semanas), en otra época del año (Navidad) y en otras circunstancias (en mi tiempo libre y sin estar a cargo de nadie) para poder sacarle el máximo partido. Además, desde que conozco vuestro blog he aprendido mucho de la ciudad y he encontrado muchas cosas que me gustaría hacer, así que tengo que volver bien informada y con un plan organizado por y para mí.

Cuenta a otros viajeros los motivos por los que Nueva York debe ser su próximo destino:

         Porque es una ciudad que despertará en ti sentimientos encontrados: puede que la odies (por el ajetreo) y a la vez te encante, que te haga sentir inseguro y pequeño, y al mismo tiempo te haga sentir un subidón de energía como que te comes el mundo. Porque es un lugar que debes visitar antes de morir. Porque en Nueva York todo es posible y cualquier sueño puede hacerse realidad allí.

 

Publicidad para tí
Tags
Show More

Ruben Justicia

Publicista especializado en marketing digital. Creativo, inquieto y emprendedor. Viajé por primera vez a Nueva York con 20 años para aprender inglés americano. Para los EEUU no era más que un niño menor de edad, para mí un reto personal.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *