Atracciones en Nueva YorkLa ciudad

Grand Central Terminal

La estación central de Nueva York es la más famosa de Manhattan por su aparición en películas

La Grand Central Terminal es una de las dos magníficas estaciones de tren que se construyeron en Nueva York durante la época del apogeo ferroviario de principios del siglo pasado. La otra, Penn Station, fue destruida en la década de los sesenta y reemplazada por unas torres de oficinas y otra estación de tren, mucho más ordinaria que la original.

Construida de 1903 a 1913, la Grand Central Terminal es un majestuoso edificio de estilo Beaux-Arts, que dispone de 67 vías de tren en dos niveles diferentes, y que en la actualidad, funciona como un eficiente núcleo de conexión de trenes, metros, coches, y tráfico peatonal en la parte este del centro de Manhattan.

Aunque casi sufrió un destino similar a la original Penn Station, esta joya arquitectónica consiguió mantenerse en pie gracias a las nuevas leyes de preservación histórica de la Ciudad de Nueva York, implementadas en parte como resultado de las protestas de los ciudadanos contra la demolición de Penn Station.

Historia de la Gran Central Terminal

La Grand Central Terminal actual no fue la primera estación de tren situada en la calle 42 y Park Avenue. Ya existía una antigua estación en la misma ubicación, pero a raíz de la consolidación de las líneas de ferrocarril de Harlem y New York Central en 1863, se hizo evidente que la ciudad necesitaba una estación mucho mayor.

El conocido magnate y filántropo Cornelius Vanderbilt encargó en 1869, la construcción de la estación de tren más grande del mundo al arquitecto John B. Snook en un enorme terreno en la calle 42. Sin embargo, el aumento del tráfico ferroviario y el humo proveniente de las máquinas de vapor causaron un trágico accidente en el que murieron 17 personas, el cual hizo evidente la necesaria electrificación de la red ferroviaria. A partir de 1910, los trenes de vapor no se permitieron más en Manhattan.
En 1903 se convocó un concurso para el diseño de la que sería la nueva Estación Grand Central. El proyecto incluía no sólo la nueva estación de ferrocarril, sino todo un complejo de edificios de oficinas y apartamentos, que se denominaría “Terminal City”. La construcción duró diez años y costó ochenta millones de dólares. En el proceso, 180 edificios fueron demolidos entre las calles 42 y 50, incluyendo hospitales e iglesias. La estación Grand Central se inauguró oficialmente el domingo 2 de febrero de 1913.


Un Diseño espectacular

La fachada del edificio en la calle 42 se destaca por su elaborado diseño Beaux-Arts. Por encima de unos grandes arcos flanqueados por columnas corintias, encontramos una gran escultura diseñada por el escultor francés Jules-Alexis Coutan. Con una altura de 15m, el grupo representa a Mercurio, el dios romano del comercio, apoyado por Minerva y Hércules (que representan la fuerza mental y moral).

En el interior, el vestíbulo principal, conocido como Vanderbilt Hall, es impresionante. El techo, pintado por el artista francés Paul Helleu quien se inspiró en un manuscrito medieval, se alza a 43 metros de altura, y representa las constelaciones del zodiaco pintadas al revés, es decir, muestran la perspectiva que un dios vería desde fuera del universo, no la perspectiva de los humanos mirando hacia el cielo. Más de 100.000 personas pasan cada día por esta sala de más de 1.100 metros cuadrados, en cuyo centro se encuentra el famoso reloj central, construido con cobre y ópalo. Dicen que su valor hoy día estaría entre los diez o incluso los veinte millones de dólares.

Gracias a la reforma que se inició en 1994, al complejo de la estación se sumaron una nueva entrada, un centro comercial, un mercado de comidas, varios restaurantes y sitios de comidas rápidas y muchísimas tiendas de todo tipo: aquí encontrarás desde regalos, a vinos, perfumes, libros, juguetes, ropa y hasta un museo.
No te pierdes esta joya de la arquitectura neoyorquina, aunque no necesites tomar trenes, ni metros.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
Publicidad para tí
Mostrar más

Ruben Justicia

Publicista especializado en marketing digital. Creativo, inquieto y emprendedor. Viajé por primera vez a Nueva York con 20 años para aprender inglés americano. Para los EEUU no era más que un niño menor de edad, para mí un reto personal.

Publicaciones relacionadas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

EL MEJOR SEGURO MÉDICO PARA TU VIAJE A ESTADOS UNIDOS CON UN 5% DE DESCUENTO

X
Abrir chat
¿Necesitas ayuda con tu viaje?
¡Hola! 👋
¿Necesitas ayuda con tu viaje a Nueva York?