presione soltar

La respuesta militar masiva de Hezbolá al asesinato de un alto comandante alimenta el temor a una guerra entre Israel y el Líbano

Abra esta foto en la galería:

Miembros de Hezbolá y sus partidarios llevan el ataúd de Mohammed Nasar, el comandante de Hezbolá asesinado por Israel el 3 de julio, durante su funeral en el suburbio sureño de Dahiyeh en Beirut, Líbano, el 4 de julio.Oliver Marsden/The Globe and Mail

Hezbolá lanzó más de 200 misiles y drones contra objetivos en Israel el jueves, un día después de que uno de los principales comandantes de la milicia libanesa fuera asesinado en un ataque con drones israelíes.

El ataque fue la mayor salva de Hezbolá en casi nueve meses de ataques ojo por ojo a lo largo de la frontera entre Israel y el Líbano, alimentando temores de que este conflicto, que se ha desarrollado gradualmente junto con la guerra en Gaza, esté a punto de estallar en otra guerra total.

Hezbolá afirmó haber disparado contra 13 objetivos militares en la región de Galilea, en el norte de Israel, así como en los Altos del Golán ocupados, provocando varios incendios de gran magnitud. Las sirenas sonaron hasta en la ciudad de Acre, a 20 kilómetros de la frontera, donde parte de un misil de defensa aérea cayó sobre un centro comercial. Israel afirmó que se habían lanzado 200 proyectiles y 20 “objetivos aéreos sospechosos” desde el Líbano. Al menos dos personas resultaron heridas.

El ejército israelí dijo que respondió a los ataques atacando bases de lanzamiento en el sur del Líbano. Se escucharon al menos dos explosiones sónicas sobre Beirut, lo que marca el segundo día consecutivo en que los aviones israelíes realizan simulacros de bombardeo sobre la capital libanesa.

Abra esta foto en la galería:

Hashem Safieddin dirige las oraciones en el funeral.Oliver Marsden/The Globe and Mail

La escalada de violencia se produjo tras el asesinato el miércoles de Mohammed Nasser, a quien Hezbolá describió como uno de sus comandantes regionales. Nasser murió junto con otro miembro de Hezbolá cuando un dron explosivo impactó en su coche cerca de la ciudad de Tiro, en el sur del Líbano.

La muerte de Nasser se produjo tres semanas después de que Taleb Abdallah, otro de los principales comandantes de primera línea de Hezbollah, muriera en un ataque aéreo israelí contra una casa en el sur del Líbano. A ese asesinato le siguió una respuesta similar: Hezbollah afirmó haber lanzado unos 215 misiles y aviones no tripulados contra nueve objetivos militares en Israel.

Qassem Qasir, un experto libanés en Hezbolá, dijo que Nasser parecía tener el mismo rango que Abdallah. “Esto forma parte del plan de Israel para deshacerse de todos los líderes de la resistencia sobre el terreno”, dijo Qasir sobre el asesinato.

El ejército israelí dijo que Nasser desempeñó varios papeles clave dentro de Hezbolá y que había “liderado los ataques con cohetes y misiles antitanque desde el suroeste del Líbano hacia civiles, comunidades y fuerzas de seguridad israelíes” antes y desde el inicio de los combates más recientes.

Abra esta foto en la galería:

Una madre sostiene a su hija.Oliver Marsden/The Globe and Mail

El jueves, unas 1.000 personas, entre ellas unos 100 combatientes vestidos de camuflaje, se reunieron para un servicio conmemorativo en memoria de Nasser celebrado en un hangar de los suburbios del sur de Beirut. Después, la multitud coreó “¡Muerte a Estados Unidos!” y “¡Muerte a Israel!” mientras el ataúd de Nasser, envuelto en una bandera amarilla de Hezbolá, era llevado por las calles.

Hashem Safieddin, jefe del consejo ejecutivo de Hezbolá, dijo a los asistentes que la respuesta militar al asesinato de Nasser sigue en marcha y “seguirá atacando nuevos lugares que el enemigo no creía que fueran atacados. Es seguro que hay muchas víctimas, incluidos muertos y heridos”.

Se esperaba que el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, pronunciara un discurso el viernes.

El Sr. Qasir dijo que esperaba que la respuesta de Hezbolá se mantuviera dentro de las reglas no oficiales del conflicto hasta la fecha, atacando sólo objetivos militares en el norte de Israel, y que la milicia se abstuviera de utilizar su arsenal de largo alcance. Ambos bandos han evacuado a la mayoría de sus ciudadanos de las ciudades y pueblos de la zona fronteriza, aunque el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, está bajo creciente presión para hacer algo para cambiar el status quo de modo que los 60.000 residentes del norte de Israel que han estado viviendo en el exilio interno desde octubre puedan regresar a tiempo para el inicio del nuevo año escolar. Se estima que 100.000 libaneses también se han visto obligados a huir de sus hogares.

Abra esta foto en la galería:

Cualquier escalada de los combates actuales está en manos de Benjamin Netanyahu, dice Qassem Qasir.Oliver Marsden/The Globe and Mail

En los últimos nueve meses han muerto más de 435 libaneses, incluidos más de 350 que Hezbolá reconoció como miembros del grupo. Diecinueve soldados israelíes han muerto en el frente norte del país.

El conflicto, que se venía gestando desde hacía tiempo, se reavivó con el ataque del 7 de octubre encabezado por Hamás contra el sur de Israel, que mató a más de 1.100 personas y provocó una invasión israelí de Gaza que ha matado a más de 38.000 palestinos, incluidos 58 más el jueves solamente, según el Ministerio de Salud palestino. Hezbolá dice que sus lanzamientos casi diarios de misiles y aviones no tripulados son un acto de solidaridad con los palestinos (tanto Hezbolá como Hamás cuentan con el respaldo de Irán) y que cesará sus ataques tan pronto como haya un alto el fuego completo en Gaza.

Netanyahu, que ha resistido la presión de Estados Unidos y otros gobiernos occidentales para poner fin a la campaña en Gaza, tenía previsto discutir la última propuesta de alto el fuego con su gabinete de seguridad el jueves. El mes pasado sugirió que Israel podría empezar a enviar más tropas a la frontera libanesa a medida que los combates en Gaza se vayan calmando.

Qasir afirmó que cualquier escalada de los actuales combates entre Israel y Hezbolá está en manos de Netanyahu. “Estamos en una posición en la que es realmente difícil predecir lo que va a ocurrir a continuación”, afirmó.

(Esta es una historia sin editar y generada automáticamente a partir de un servicio de noticias sindicado. Blog de Nueva York Es posible que el personal no haya cambiado ni editado el texto del contenido).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba